Alfonso XIII

Antes de la dictadura de Primo de Rivera, en plena fiebre partidocrática, Alsonfo XIII se expresó así:

Los políticos tienen que convencerse que hay que hacer una política nacional, excluyendo en absoluto la partidista... Tenemos que aparecer firmemente decididos a seguir una política francamente democrática, no en el sentido político que se le ha dado a la palabra, sino en un sentido más siglo XX, más social.

Por la misma época dijo en un discurso pronunciado en Córdoba:

Es muy duro para mí no poder hacer triunfar los intereses de todos a causa de las mezquinerías políticas. Cuando mi Gobierno presenta un proyecto, lo combaten y cae. Los ministros que le siguen están igualmente imposibilitados de conseguir nada, porque los gobernantes del día anterior se han convertido en enemigos, y se vengan... ¿Cómo van a ayudar a quienes les hicieron caer?.

Y tras el advenimiento de la República, habló con esta nobleza, en mayo de 1931, a un destacado periodista:

Los monárquicos que quieran seguir mis indicaciones deben no sólo abstenerse de obstaculizar al Gobierno, sino apoyarle en cuanto sea patriótico.

A.L.

(De la R.G.M. de mayo de 1973)